Desde la terraza.

La tarde del 2 de enero, llegando a casa se observaba por el sur-este una nubes de gran tamaño, típicas de una tormenta de verano. Llegué a casa, tomé mi cámara, trípode y subí corriendo a la terraza. No sólo vi un atardecer espectacular, sino que me quedé hasta la salida de la luna llena. Comparto algunas de las fotos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *